Carta a los judiciales, por Julio Piumato

  • In
    Dic 29, 2017
    Compañeras y compañeros Terminamos un año difícil para los judiciales para los trabajadores activos y jubilados y en general para todo los argentinos.

    Como judiciales tuvimos que enfrentar el intento de traspaso de la Justicia Nacional a la órbita de la Ciudad la que a mas de significar perdida de derechos implica un desguace de la Justicia para responder a objetivos que denunciamos claramente respecto a garantizar impunidad en la Ciudad (traspaso de justicia penal) y a sus gobernantes, y a sus mafias asoiadas tanto en lo que respecta a la trata como a la organización de espectáculos públicos. El triunfo en la primera batalla no fue definitivo pero sirvió para sacarlo de agenda hasta después de las elecciones.

    La trascendente sanción de la ley de impuesto a las ganancias más allá de no resolver el aberrante impuesto al trabajo, excluyendo a todos los magistrados funcionarios y empleados de la Justicia nacional y los Ministerios Públicos sino a todos los judiciales de los sistemas provinciales y a nuestros jubilados constituyó un hito que muchos aun no terminan de valorar hito en que la UEJN junto con el presidente de la Corte tuvimos un papel fundamental.

    Más allá de todos los avances que tuvimos en todos los ordenes (crecimiento patrimonial, crecimiento en la afiliación, nuevas seccionales, el reescalafonamiento del POM , el Curso de Delitos Complejos a todo el país, la capacitación, la creación del CIPJE) terminamos el año en alerta y en lucha.

    En efecto el desafortunado ataque Público del Presidente de la Nación a los trabajadores judiciales enmarcado en un permanente ataque al Poder Judicial dónde el Gobierno pretende sacarse de encima su responsabilidad en todos los males que golpean a nuestra sociedad (pobreza, inseguridad, crimen organizado, corrupción , narcotráfico etc) tirándosela a los jueces que no son quienes gobiernan el país) fue a más de injusto y falaz, una nueva forma de hacer creer a la comunidad que los trabajadores judiciales somos los responsables de los males de la Justicia.

    La ofensiva abarcó el salario, el horario, las vacaciones, las jubilaciones, y hasta el tema del impuesto al trabajo. No hay duda que la intención es como pasó con todos los gobiernos colonizar al Poder Judicial y subordinarlo al Gobierno de turno.

    La resistencia fue inmediata, y debe continuar pero pasa por la concientización de hasta el último de los agentes judiciales , no sólo de entender la situación que enfrentamos sino transformarse en protagonistas.

    Hoy para frenar esta ofensiva debemos mostrar hacia afuera hacia la sociedad cual es la verdad de la Justicia en que condiciones desarrollamos nuestras tareas, y cuan comprometida es el accionar de todos los judiciales para que la justicia funciones demostrando lo que no puede ser negado por nadie: Que la oficina judicial es la más eficiente de los tres poderes del Estado (ninguna oficina administrativa resuelve en un día el volumen de trabajo que una secretaria o cualquier dependencia del Poder Judicial y los Ministerios Públicos y lo hace en condiciones edilicias que en la mayoría de los casos están lejos de ser dignas y donde cada agente judicial excede largamente a sus obligaciones reglamentarias en clara se ñal de incremento de productividad haciendo tareas que le son propias de los jueces en lo que se conoce como delegación de funciones de hecho porque no están consagradas en ningún código ni en ningún reglamento.

    Esto cada vez más pronunciado por el colapso en que se encuentran todos los tribunales fiscalías y defensorías, atento que, mientras la demanda de Justicia se multiplico por 6 o 7 veces en los últimos 20 años las plantas de personal prácticamente permanecen iguales

    Es esta realidad la que deliberadamente obvia el Presidente porque como los anteriores recorta el presupuesto Judicial para hacer de la Justicia la Cenicienta de los poderes del Estado . Es Esta realidad la que debemos transmitir desde todos los lugares y de todas las formas cada judicial en su familia en los círculos de amistad, de estudio, etc. Cada judicial debe fotografiar cuando permanece trabajando más allá del horario establecido, o cuando trabaja en su hogar, o cuando lo hace con 35grados o 3 grados sin aire acondicionado ventilador calefacción o estufa, o cuando se cae el sistema de gestión obsoleta que traba todo su esfuerzo de trabajo, o el mobiliario que afecta irremediablemente su estructura ose también afectada por el traslado de expedientes o la manipulación de pesados fardos de los mismos, o la vista afectada por la mala o nula iluminación sino por la falta de protectores para los monitores, o los sanitarios o instalaciones edilicias donde agradecemos a Dios no castigarnos con un nuevo Cromagnon en edificios que si fueran privados estarían clausurados por no tener las mínimas condiciones de salubridad o seguridad exigidas. Inundemos de selfies las redes sociales los whats app de nuestros contactos para que sepan q en enero la justicia funciona de tarde o de noche seguimos trabajando y que vean en qué condiciones lo hacemos.

    Es una tarea ardua, que incluye la defensa de nuestro salario. Y no sólo tenemos que enfrentar los ataques de afuera sino la insidiosa y mendaz maniobra de confusión de aquellos que conscientes o no son funcionales a quienes vienen por nuestros derechos y por la justicia amparados en una codicia que no tiene la verdad como parte de su discurso.

    Así por ejemplo asistimos a una interpretación caprichosa de nuestra situación salarial envidiada por la mayoría de los estatales y por todos nuestros pares de las justicias provinciales diciendo que la pérdida salarial de este año fue del 10%. Cuando en realidad este año en términos absolutos también le ganamos a la inflación. En efecto perdimos frente a ella 3 meses (Enero, Febrero y leste Diciembre) empatamos un mes (noviembre) y le ganamos claramente los otros 8 meses (marzo abril mayo junio julio agosto setiembre y octubre) . Producto de la ofensiva gubernamental la Corte incumplió el compromiso con la UEJN que venía manteniendo los últimos 10años de no perder frente a la inflación. Por ello vamos a iniciar 2018 con un retraso salarial equivalente a lo que sea la inflación del mes de Diciembre. Por ello planteamos a la Corte un aumento del 10% a partir del 1ro de Enero que compense la pérdida del mes de diciembre 2017 y que el resto sea imputado al primer tramo correspondiente al 2018.

    También solo aportaron confusión los últimos días la afirmación que YA ESTABA FIRMADA la acordada que cambiaba horario y vacaciones, llegando a proponer paros sin ningún fundamento y confundiendo a los judiciales. Esto no ayuda.

    Hoy afrontamos en 2018 difícil en Estado de Alerta donde el traspaso, el salario, nuestros derechos, el impuesto al trabajo la jubilación y lo que es más la Justicia está en la mira de nuestros gobernantes.

    Más que nunca necesitamos ese protagonismo de cada uno que reclamamos, más que nunca necesitamos esa unión firme para que no nos agrieten ni debiliten los que quieren avanzar sobre nuestros derechos, Esa Unión debe comprender a todos los estamentos de la Justicia y en lo posible a las asociaciones de Abogados. Eso es precisamente lo que viene haciendo la UEJN, por eso nos apuntan a nosotros.

    Tenemos los Judiciales la dignidad de saber que somos la reserva moral de la Justicia Argentina, sabemos que a nadie mas que a nosotros nos interesa encarar la reformas para que la Justicia de todas las respuestas que la sociedad reclama. Entendiendo que cada ciudadano que llega a la Justicia lo hace como última esperanza de reparar un derecho conculcado por otro particular por una empresa o por el propio gobierno con medidas injustas arbitrarias e inconstitucionales.

    Por eso 2018 será año de lucha y de propuestas . Debemos mostrar propuestas reales para mejorar la Justicia, y para ello contamos con el CIPJE que ya tiene representación en prácticamente todas las provincias argentinas y con un Consejo Académico que nos llena de orgullo.

    Tengamos confianza en nosotros mismos seamos protagonistas usemos toda nuestra capacidad y creatividad para elaborar esas propuestas y proyectos que permitan que nuestros ciudadanos encuentre Justicia.

    No nos dejemos confundir no nos dejemos dividir. Mostremos la fuerza de la Unión y la dignidad de cada uno de los agentes del Poder Judicial de la Nación de los Ministerios Públicos y de cada Poder Judicial de cada una de nuestras provincias que están incluso en peor situación que la nuestra. Levantemos nuestra frente y codo a codo empecemos a recorrer este 2018 a paso de vencedores.
     
    ¡Feliz año! Por un 2018 pleno de fortaleza y dignidad
     
     
    29 de diciembre de 2017.
     
     
    Julio Piumato

  • todos.jpg